Notas /  16 Enero 2017 /  24012 visualizaciones
Dos infartos cardíacos sufridos a los 38 años de edad, llevaron a este ingeniero civil a un inexorable camino de deterioro progresivo que finalizaría en la urgente necesidad de someterse a un trasplante de corazón. En su libro testimonial, “Los ángeles sí existen”, habla de la angustiosa espera por un órgano, el proceso de recuperación y las implicancias de tener una segunda oportunidad para seguir viviendo.

Anada su comentario

Videos Relacionados